22 de 09 de 2016

#TÚPORELMUNDO Tailandia, Kao San

1346627

Luego de un año, quizás hasta un poco menos… decidí volver a Tailandia. Definitivamente es uno de mis países favoritos para ir de vacaciones, es lindo, barato, la comida es espectacular y las playas ¡ni que hablar!

Tengo algunos peros, pero no es ni necesario mencionarlos, porque lo lindo opaca todo lo demás. Fue heavy volver después de casi un año, a un lugar donde viví cosas tan lindas y a la vez tristes, donde pude sobreponerme a miles de cosas y enfrentar el día a día sola.

Todo eso hizo que hoy en día las cosas las mire y enfrente de distinta forma, en su momento fue difícil, pero ahora puedo decir y agradecer que todo eso que viví me ha servido mucho.

Es inevitable recordar el aeropuerto de Sravinavi en Bangkok, es un aeropuerto sumamente moderno donde están las principales tiendas de lujo, puedes encontrar muchas comodidades, infinitas conexiones con otros países, y una de las mejores cosas: ¡que al llegar te regalan una simcard para que puedas estar conectado!

Bangkok-Airport

El monto no es mucho, pero puedes hacer un top up por solo 10usd, lo que te permite tener internet ilimitado y también algunos minutos y mensajes que nunca están de más.

Al bajarme del avión ese olor inconfundible a naftalina estaba ahí, inundaba el ambiente y me pegaba como cachetada en la cara, recordando que ese sería el olor que tendría por las siguientes 2 semanas en la nariz. Había olvidado ese “perfume” tan característico de Tailandia, el cual entre la humedad, olor a comida, a fritangas y bocinazos, hace que este país sea inconfundible y una vez más, decida a volver.

Me fui directo a Kao San, a pesar que esta vez venía en una situación económica distinta, mi forma de viajar no ha cambiado tanto. Me encanta esta calle, hay gente de todas partes del mundo, principalmente turistas, es muy ondera, fiestas todos los días hasta las 2 am, (que a quien no les guste, puede quedarse en la misma calle pero en un hotel con habitaciones hacia el otro lado de la calle).

khao-san-road11

Mujeres gritando “massage massage”, vendedores ambulantes con lo que se te ocurra comprar, que una vez que les preguntas el precio te lo triplican, les dices que no, aun sabiendo que es baratísimo y te preguntan… “how much, how much you whant to pay!” Lo odiaba, pero en ese minuto eso y muchas otras cosas me hicieron volver.

Cómo olvidar los carritos de comida de pad thai, que le pegan mil patadas a los restaurant de cualquier parte. Para mi gusto el mejor es el que está afuera del McDonals, frente al hotel D&D, que cada vez es más sofisticado, tiene hasta mesitas para que te puedas sentar.

area-khao-san-road-nightlife

Esos inigualables shakes, que hicieron que fueran parte de mi dieta diaria, ¡que de dieta no tiene nada! Porque los endulzan con leche condensada y eso hace que tengan un sabor inigualable. Cómo olvidar todos esos tuk tuk recorriendo el lugar, que te ofrecían precios desorbitantes en un principio hasta que te decían “one stop one stop”, lo cual significaba que te llevarían hasta donde tú les pidieras, pero antes de eso pararían en alguna tienda en la cual tenían un convenio, entonces el dueño de la tienda le daría un porcentaje por llevarte y por lo que compraras, ¿conveniente no? Pero solo cuando andabas con tiempo.

tuk tuk

Cómo extraño esos masajes en la calle, que algunos turistas miran con recelo y otros ¡corremos a ellos! Sin duda los mejores del mundo, fuertes, duros, pero después de eso duermes como un bebe. Donde te mueven todos los músculos, articulaciones y quién sabe qué cosas que hay dentro de uno, con un aceite de coco, que de solo recordarlo ¡mmmm me fascina!

Esta calle puede reflejar lo que es el turismo en Tailandia, lo tienes todo en un solo lugar; masajes, comida, show en vivo, música, bares, pubs, agencias de turismo… lo púnico que falta es la playita; que está en otras partes de Tailandia (maravillosa).

IMG_5414942491863

Las agencias de viaje son súper convenientes, porque si vas por pocos días te ofrecen tour a los principales atractivos, te buscan en el hotel y te dejan en la puerta del lugar o del hotel o B&B que vayas.

Tienes que tener paciencia para regatear, para que te suban de un bus a otro durante la noche, a parar horas en un restaurant de carretera, a ir al baño en condiciones que mejor ni les cuento. Pero ¿saben qué?, todas estas cosas, me han hecho volver una y otra vez a Tailandia.

Creo que ya he ido 3 o 4 veces en 6 años, porque sus paisajes, comida, cultura y gente son verdaderamente inigualables… por eso los invito a tener un sello más en su pasaporte y recordar que siempre habrá un lugar que te gustará más que otro, pero aprende a viajar con la inocencia de un niño, para admirar lo que ves con los ojos de un adulto.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último