02 de 02 de 2016

Menos miedo, más riesgo

5b8d24065cbd66c23032d8a348992fd2

¿Cómo dejar el miedo? ¿Cómo dejar de esperar algo de las otras personas? No tengo la respuesta, pero sí ejemplos en los que se unen ambas preguntas.

Arriesgada no soy, me gusta que los hombres tomen la iniciativa cuando se trata de conversaciones e invitaciones, lo que ha hecho que deje mis experiencias en manos de otros y que el miedo me domine. Hoy no quiero seguir así.

He tenido conversaciones con una amiga que me hizo entender un poco que las cosas que me pasan no tienen por qué depender de otra persona, y que tampoco debería obviar mi responsabilidad en situaciones o momentos que comparta con otro.

Pongámonos en el caso de las conversaciones por Whatsapp. No voy a mentir, siempre he creído que si un hombre no te habla o continúa los temas es por algo. En esos momentos pasan mil pensamientos por mi cabeza como: “no debería haber hecho lo que hice”, “que lata que pase esto”, y lleno a mis amigos de preguntas para que me aconsejen qué hacer. Pero no puedo ser tan injusta, es algo mutuo y quizás la otra persona vio falta de interés.

Por eso he sentido la contradicción de que por un lado si el hombre no demuestra mucho es porque no siente nada y, por otro, que tal vez no actúa porque a la que le falta demostrar es a mí.

Ahora entiendo que tiene que haber un equilibrio, pero ahí es donde aparecen los miedos, ese temor a que el interés no sea correspondido y a no saber qué va a pasar. Entonces, ¿qué hacer con esos pensamientos que finalmente llevan a no hacer nada, a dejar las cosas como están y a tener pena porque no funcionaron? Arriesgarme, porque no tiene sentido quejarme por lo que no tengo y al mismo tiempo dejar pasar las oportunidades, porque no vale la pena pensar en el “podría haber sido”, porque no es justo quedarse en el “tal vez”.

42fb3025c891f5bd41d952eb28dc0d97

Esta amiga con la que conversé me hizo darme cuenta que muchas veces los riesgos no funcionarán, pero también habrá otras instancias en las que sí valdrán la pena y sí tendrá frutos dejar el miedo atrás. Por lo mismo creo que para este tipo de situaciones no se debe pensar, sino que actuar por intuición y según lo que dicte nuestra emoción.

Entonces la invitación, para mí y para ustedes, es a mostrar interés si de verdad queremos algo, abandonar el miedo y dejar de esperar que todo llegue a nosotras, porque si no más que llegar, la vida y las experiencias, se alejarán.

¡Que tengan unas lindas semanas y ricas vacaciones!

@jjavimedina

1 comentarios

María Alejandra

04 de febrero de 2016

Maravilloso, es cierto que es mejor hacerlo a quedarse con la incertidumbre, gracias por estas líneas haciendo un recordatorio a vivir cada experiencia desde las decisiones propias y no siempre esperar de los demás, un gran abrazo Javi. Me siento muy orgullosa de ti. Cariños, Tía Ale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último