15 de 12 de 2015

¿QUERER O QUERERSE?

dbd962615e967048d4be41400d963ef3

¿Qué hacer cuando queremos dejar de sentir pero nuestro corazón no nos deja? Dejar de querer tanto al otro y quererse más uno mismo.

Enamorarse muchas veces es fácil, rápido y hasta inesperado, pero desenamorarse no. Dejar se sentir amor por alguien cuesta tanto que para algunos pasan años desde que terminaron y el amor sigue intacto, y ahí está el problema, cuando queremos dejar de sentir pero nuestro corazón no nos deja. Ahora, el mayor atado es cuando no podemos seguir adelante.

He tenido varias conversaciones sobre lo mismo este mes y creo que al final desencantarse y poder estar con otra persona es un trabajo propio que inevitablemente va ligado con el autoestima. Es dejar de querer tanto al otro y quererse más uno mismo, entender que no nos vamos a olvidar de nadie sin antes estar conscientes y seguros de quienes somos y cuánto valemos.

Después viene la parte de avanzar, y con ella me refiero a dejar el miedo y aceptar que en algún momento va a llegar esa pareja con la que todo se complemente. Algo así como la leyenda del hilo rojo, que dice que dos personas están unidas toda la vida sin importan las peleas, problemas, otras parejas o que no se conozcan cuando sean muy grandes. Estamos destinados a amar como nunca a una persona en especial, pero para amar como nunca, primero debemos desilusionarnos y aprender.

Luego de alguna desilusión llegará esa persona que sepa amarnos con nuestras trabas y traumas, que entienda y pueda juntar todas esas partes rotas que muchas veces nos hacen tener miedo y dudar de enamorarnos otra vez. Porque la idea no es ser perfectos ante el otro, pero sí honestos. Ir a nuestro tiempo, conocernos y saber cuándo podemos amar otra vez. Querer en serio a alguien y no obligarnos a sentir mariposas de mentira, si no que esos escalofríos lleguen solos y sean una buena señal.

Arriesgarse también es algo importante. Juntar mente y corazón para identificar a esa persona que nos hará enamorarnos de nosotros mismos, de ellos y de nosotras cuando estamos con ellos. Es un conjunto, un complemento.

La idea entonces no es olvidar, si no entender que hay distintos tipos de amor y de todos ellos podemos sacar lecciones, aprender. También querernos antes que a nadie y de la desilusión sacar fuerzas para volver a sentir tan intensamente como lo hicimos anteriormente. Amar a esa persona que nos junte los pedacitos rotos y querer su manera de hacernos mejor. No quebrar el hilo rojo.

Mi consejo es atrevernos a amar sin miedo y disfrutar a concho esta época del año. ¡Que tengan unas lindas fiestas y mejores vacaciones!
Un abrazo.

@jjavimedina

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último