24 de 09 de 2015

Aprendiendo a reconocer la verdadera amistad

Wp-decepcionesinesperadas

Uno cree tener amigas. Amigas de esas que estarán contigo pase lo que pase y hasta, tal vez, podrías llegar a poner las manos al fuego por alguna de ellas… Lo que no sabemos, es que son esas las que más nos decepcionan.

No te das cuenta al poco tiempo, sino que luego de que ya han pasado varios meses, e incluso años, desde que se conocen. Todo es perfecto, se cuentan cosas, se aconsejan, salen, disfrutan y viven el día a día.

El problema radica, creo yo, cuando quizás algo hiciste mal y tus “amigas” empiezan a alejarse de ti. Pero te das cuenta de que tú no eres la que está equivocada, es tan simple como que tus amigas no se acostumbran a tu forma de ser. O algo así.

Es ahí cuando te comienzas a sentir sola. Crees que no hay nadie que te entienda, nadie que te ayude, nadie que te apoye, etc. Pero ¡no! No lo estás. Mira a tu alrededor y encontrarás a los amigos verdaderos. Esos que nunca te dejan sola.

En la universidad creo que es cuando más pasa esto -o tal vez es en la mía porque parece colegio-, porque llegas a saber si es que tus amigas de toda la vida del colegio, seguirán ahí o no. Además, conoces a un montón de gente nueva. Gente que debe aprender a conocerte y puede que ahí, encuentres a esa única amiga que estará contigo toda la vida.

Yo insisto en que hay que tener cuidado, porque nunca dejarán de existir las envidiosas. Las que harán que tú confíes plenamente en ellas, pero que no serán capaces de decirte las cosas a la cara y andarán hablando de ti a tus espaldas. Esas igual vienen en forma de “amigas”.

Tengo la suerte, de que en mi carrera he conocido personas que saben escuchar, ayudar, te dicen cuando estás mal, cuando estás bien y saben ponerse feliz por ti cada vez que algo bueno te pasa, sin envidia, sólo amistad de la buena.

Pero no encuentras solo de esas. Por eso deben tener cuidado con quién y a quién le cuentan sus cosas tal vez más privadas. No busquen consejos en personas que recién conocen, por ejemplo. Pero tampoco pongan las manos al fuego por aquellas que se hacen llamar amigas.

Además, deben entender que sus amigos más importantes, siempre serán su familia. Como ellos, no hay. Y no tengo problema en admitir que mi papá, es mi mejor amigo.

Sean felices, tengan cuidado y disfruten la vida. Vivan cada experiencia que se les presente, todas les ayudarán a crecer como persona. Conocerán a todo tipo de personas, pero no se echen a llorar por quien no vale la pena.

¡Abrazos!

1 comentarios

Paz

26 de septiembre de 2015

Ohh qué hermosoo <3, creí que nadie me comprendía, ya que paso por una situación muy parecida. Gracia por el artículo, me da más ánimo para seguir mirando adelante y dejar atrás lo que me hace mal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último