24 de 03 de 2015

Aprender y avanzar

pareja

Era noviembre de 2014 y todo parecía ir bien en la vida de Constanza. Ella, con 17 años, estaba terminando cuarto medio y llevaba una relación de 10 meses con Matías , su compañero de curso.

Lo que no esperaba, era que dos semanas después ese pololeo terminaría porque no fueron capaces de superar las diferencias. “No sé que voy a hacer ahora. Siento que nadie me volverá a querer”, dijo.

Desde ese momento, lo único que hizo fue leer las cartas que él le había escrito, revisar las conversaciones en Whatsapp y las publicaciones que ambos se hicieron en Facebook. Creía que nunca lo iba a olvidar, o por lo menos intentaba no hacerlo, porque tenía la esperanza de que algún día apareciera su nombre en la pantalla del celular con un mensaje que dijera “quiero verte”.

Y así estuvo, durante meses pensó solo en Matías y en las cosas que habían hecho. Sí, salió con sus amigas y se trató de distraer, aunque en el fondo cada vez que pisaba la calle pensaba en las anécdotas que tenían juntos y buscaba su cara por todas partes.

Finalmente llegó el día en que la Coni dejó de llorar. Había entendido que él fue una buena experiencia, pero ya no lo veía como el hombre con el que quería y debía estar toda su vida. “Ahora entiendo que mi pololeo con Mati me va a servir para no cometer los mismos errores en mis relaciones futuras. Aprendí mucho, pero por algo terminó. Sé que vendrá algo mejor”, expresó.

Lo que quiero decir al contarles esta historia, es que cuando se termina una relación no se termina nuestra vida. Está bien, llorar y sufrir por esa persona es necesario, pero hay que hacerlo estando conscientes de que es algo que podemos superar y entender que nadie es tan importante como nosotras mismas, por muy egoísta que eso suene.

Pueden pasar muchos hombres en nuestra vida, pero no podemos dejar que se transformen en ésta. Al final, de cada uno se aprenden cosas nuevas y cada error cometido es un beneficio a futuro.

Paulo Coelho hace poco escribió Ser como un río que fluye, del cual destaco lo siguiente: “Hay que esquivar las piedras. Es evidente que el agua es más fuerte que el granito, pero necesita tiempo. De nada sirve dejarse dominar por obstáculos más fuertes, o intentar batirse contra ellos, pues gastaremos energía en vano. Lo mejor es saber dónde se encuentra la salida, y seguir adelante.”

Y es verdad, aunque nos cueste meses o incluso años siempre hay una salida, sólo tenemos que saber buscarla.

¡Muchas gracias por leer esta primera columna! Que tengan una hermosa semana.

Abrazos, @jjavimedina

 

8 comentarios

Consu

20 de mayo de 2015

muy buena columna, la verdad es que me paso una historia semejante con la diferencia que este año de nuevo lo tuve que volver a ver pero como dice mi mama tiempo al tiempo.

NOEMI MILLANAO

07 de abril de 2015

Javi, me encanto la columna, tube una relacion de 4 años, luego de la ruptura pense que nadie me iba aceptar, sabia que tenia una salida y queria llegar luego a eso pero no podia, hasta que lo logre, y me sirvio mucho esa experiencia. saludos!!!!

Karen

30 de marzo de 2015

No puedo creer que justo entré acá y encontré este artículo! Hace menos de una semana terminé con una relación de 5 años, mi primer enamoramiento, porque la relación estaba muy desgastada... y cada día me pongo peor pensando en que no voy a encontrar a alguien que me acepte como él o que me escuche y pienso en todo el tiempo que compartimos y como lo abandoné. Pero tenes mucha razón, hay que darse cuenta que a veces no basta con haber sido felices y darse cuenta que a fin de cuentas no era el correcto...

Flavio Parga

26 de marzo de 2015

Javiera, tengo dos hijas que escriben maravilloso y te aseguro que empezaron como tú, a tu corta edad escribes con una madurez increíble de la vida y eso es genial. Piensa que los escritores tienen la particularidad y la sensibilidad de hacer reales las historias, así el lector creerá muchas veces que es experiencia personal y no lo es, esa es la magia. Un abrazo.

Marisol

25 de marzo de 2015

Que lindo escribes Javiera!!! Me encanta lo profunda que eres, tu sensibilidad e inteligencia.

camila

25 de marzo de 2015

a mi me encantó!! Se nota la dedicación y que hay trabajo en la columna. Y respecto a lo que dice es totalmente verdaad, hay que saber dar vuelta la pagina y saber que las cosas pasan y todo es para mejor! Graciaaas, me gustó muchoo!

Javi Medina

24 de marzo de 2015

Nati! Lamentablemente la historia es cierta :(, pero gracias por tu comentario! La idea es ir mejorando día a día. ¿De qué les gustaría que escribiera la próxima semana? Espero tu respuesta☺️☺️

Nati

24 de marzo de 2015

No me gusto para nada! Parece cuento, no columna. No esta a la altura de Seventeen:(

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último