19 de 03 de 2015

Disfruta la vida y las decisiones que tomes en ella

feliz

No sé cómo será la vida familiar de ustedes, pero yo tengo una bastante movida…o era bastante movida. Llena de asados, fiestas, salidas al cine, al mall o a jugar bowling, etc…Me encanta la vida familiar.

Cuando mis papás se separaron yo sólo tenía 7 años y en ese entonces, mucho no entendía. Pero a medida que vas creciendo te vas enterando y dando cuenta de cosas que, probablemente, nunca querías saber.

Creo que por varias razones, la relación con mi mamá nunca ha sido de las mejores del mundo, y menos cuando decidió que nos veníamos a vivir a Santiago junto a su pareja. Por momentos, ¡me quería morir! Sentía que querían reemplazar a mi papá y eso jamás iba o va a pasar. Entonces ¿qué hacía? Peleaba con mi mamá.

Cuando era chica, me pasaba siempre que creía que no podía confiar en ella, no podía contarle mis cosas porque, por alguna extraña razón, temía pelear. No confundan ¡ojo! Amo a mi mamá con todo mí ser, pero a veces siento que hubiese sido bacán tener una relación mejor.

Cuando hace cuatro años me tocó decidir si seguir viviendo con mi mamá o ir a vivir con mi papá, no dudé mucho en decir que quería vivir con mi papá. Se me rompió el corazón cuando tuve que guardar mi ropa y mis cosas para traerlas al departamento, lo admito.

Dejaba a mi mamá, a mi hermano chico y a mi padrastro -al que tanto cariño y amor le tengo después de tantos años y peleas-, pero, por otro lado, iba a estar con mi papá. Con ese hombre al que muchas veces quise abrazar y llorar y no podía. Sin duda sentía que recuperaríamos el ‘’tiempo perdido’’.

decisiones

Llega un momento de la vida en que todos tenemos que elegir. Elegir una universidad, una carrera, una casa, etc… O simplemente, decidir entre ir a vivir con tu mamá, tu papá o sola. Yo la tomé hace ya cuatro años, y no me arrepiento.

Sí, lo admito, hay veces que volvería donde mi mamá sólo para poder abrazarla porque la extraño. Eso sí, nuestra relación mejoró en un 100% cuando me fui. Ahora nos llevamos increíble. Hablamos casi todos los días, y si nos podemos ver aunque sea para almorzar, mejor aún.

Quizás les estoy dando un poco la lata con todo esto, pero en realidad sólo quiero decirles que no tengan miedo de las decisiones que tomen en la vida, porque al final, y aunque no lo crean, todo es para mejor.

Si viniste a estudiar a Santiago y dejaste a tu familia, ¡no sufras tanto! Extráñalos, porque es normal, pero es la ley de la vida y a algunos les toca crecer antes que a otros. Si viven con sus papás, mamás, hermanos, y sienten que no tienen una muy buena relación, ¡arréglala! Es tu familia y no hay nadie que vaya a estar contigo más que ellos.

¡Disfruta tu vida, tu familia, tus amigos y tus decisiones! La vida es una sola y se pasa volando.

¡Sé feliz!

Besos y abrazos para todas.

@NiinBarroilhet 

3 comentarios

catalina

20 de marzo de 2015

me sucedio lo mismo ! Papas separados cuando yo tenia 1año .desde los 5años vivia con mi mama, su novio y mi hermano. Peliabamos mucho con mi mama. Que decidi irme a vivir con mi abuelo las primeras semanas lloraba por que la extrañaba. Pero fue para mejor ,ahora nos llevamos mejor que antes. Creo que separadas estamos mejor. Pero seguimos viendonos ,llamandonos

Mariela

20 de marzo de 2015

Increíble me encantó creo que es lo mejor que e leído en semanas

Cami

20 de marzo de 2015

demasiado inspiradora, nada de latera:) me hacia falta leer algo así, mil gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último