28 de 01 de 2015

Voluntariado en África

africa 3

Olivia Hernández Bellolio es médico cirujano de la Universidad del Desarrollo, postuló a Fundación Africa Dream y en febrero de este año llegó al Sichili Mission Hospital (Zambia, al sur de África) para realizar un año de voluntariado. ¿Cómo se toma una decisión así? Para ella no fue difícil, viene de una familia de médicos donde la ayuda al prójimo y la responsabilidad social son claves. “Terminando la carrera era mi turno de devolverle la mano a la sociedad, poniéndome al servicio de los demás”.

Ahora que ya está cerca de su regreso, quisimo compartir con ustedes la entrevista que le hicimos.

¿Por qué África Dream?
Conocí a un compañero que formó parte de un equipo de salud en Kenya. Él me traspasó su experiencia y de ahí mi interés. Cuando supe que tres compañeros de mi universidad iban al desafío Sichili el año 2013, me puse en contacto con ellos y conocí la fundación. Me siento identificada con su labor y el abordar la problemática in situ. Al irse renovando los proyectos y misiones año a año, logran instaurar un servicio permanente en el tiempo. Así, las enseñanzas dejadas les dan a los diferentes poblados la oportunidad de tener las herramientas necesarias para autosustentarse.

africa 4

¿En qué te ha cambiado este voluntariado?
He aprendido a vivir con el mínimo y a agradecer lo que tengo. El trabajo en el hospital es duro, pero gratificante. Lidiamos con la muerte casi a diario por causas que en países con recursos se podrían evitar. He crecido, he aprendido a ser humilde y me he hecho más fuerte frente a la muerte. Les perdí el miedo a las mujeres con sida que llegan en los huesos, a los niños desnutridos llenos de moscas, a las fracturas expuestas, he creado una coraza de fuerza y valor para entregar lo mejor de mí y cuidar a mis pacientes.

¿Cuál es la mejor recompensa?
La alegría de volver a mi casa en las tardes y recibir miles de besos pegoteados, abrazos, sonrisas, canciones y regalos de mis adorados niños de Sichili. Qué pureza e inocencia hay en la carita de mis niños, juegan con palos, se ríen a carcajadas cuando les hablo en castellano, me toman la mano y me acompañan a todos lados. Han sido de gran ayuda para tratar de comunicarme con los pacientes. Me tienen paciencia y han sido mis mejores profesores. Son niños que no tienen nada, no conocen la tele, no tienen zapatos y, a pesar de lo vivido, son felices, capaces de entregar amor y cariño.

africa 5

¿Qué cosas extrañas?
Muchísimas. En especial mi casa, familia y amigos. Trato de mantenerme en contacto  a diario, pero no es lo mismo que verlos. Somos una familia muy unida, soy la menor de cinco hermanos y los extraño bastante. Durante el mes de agosto recibí la visita de mi mamá, Teresa Bellolio, quien también es doctora, y compartimos esta inolvidable experiencia juntas. Siempre fue nuestro sueño trabajar juntas y el destino quiso juntarnos en África.

¿Qué es lo que más se necesita allá?
Recursos y educación. Hay una alta tasa de analfabetismo, niños y adultos que no saben qué edad tienen, cuándo nacieron, cuántos hijos tienen o cuántos perdieron. Es insólito. En cuanto al hospital, cuenta con enfermeros y matrones, pero es necesario ayudarlos a actualizarse. Nosotros tratamos de hacerles pequeñas clases y ellos se muestran interesados en aprender. También hacen falta campañas de prevención en salud, los pacientes llegan en pésimas condiciones al hospital, hay que enseñarles a consultar y prevenir enfermedades (lavado de manos, uso de mosquiteros, etc.). Los pacientes son muy pobres y por sus creencias y cultura, el último lugar donde buscan ayuda es en el hospital, primero acuden donde brujos que les proporcionan hierbas medicinales que muchas veces empeoran su condición. Para todo esto hacen falta recursos, voluntarios, tiempo y planificación.  Al hospital le faltan muchísimas cosas que harían nuestro trabajo más fácil. ¡Necesitamos más socios!

africa 4

¿Cuál es tu mensaje para chicas de tu edad y para el resto de Chile?
Es claro y es un llamado a ayudar. Como Sichili deben haber sin duda muchas otras localidades en el mundo, totalmente olvidadas, sumidas en la miseria. Debemos ser solidarios, abrir los ojos y ayudar. Si ya pudiste comprar esta revista, de seguro puedes ayudar a alguna fundación y ser parte del sueño de construir un mundo mejor y más justo. También llamo a todos los jóvenes a hacerse voluntarios, un año en nuestras vidas no es nada, pasa volando y la ayuda que podemos entregar es invaluable. Es una experiencia maravillosa, y si no tienen la posibilidad de ser voluntarios en terreno, se puede ser voluntario desde Chile. África Dream necesita socios y de su ayuda.

Las mujeres africanas siempre sonríen…
Ellas son particularmente fuertes, sabias y muy unidas. Saben hacer frente a la adversidad, son las que trabajan y mantienen la casa, tienen a sus guaguas colgando de sus espaldas mientras cosechan, cocinan, buscan agua y la cargan en sus cabezas. Se apoyan unas con otras y tienen una tenacidad que jamás había visto en otras mujeres de otras partes del mundo. La vida no es fácil para ellas, aún así, se les ve alegres, con trajes de colores, cantando y sonriendo. Son un verdadero ejemplo, llenan de coraje al que las mira y son un perfecto modelo de amor y sacrificio.

“La fundación África Dream 
trabaja en equipo con la sociedad africana, respetando su cultura y sus tiempos, trabajando todos por este sueño, unidos y motivados”.

africa 6

Un día en África
Es una vida tranquila, me siento viviendo en el siglo pasado. Sin agua potable, calles ni caminos. Debemos comer lo justo, ahorrar agua, lavarme y lavar con el mínimo, y vivir al ritmo del sol. Somos tres doctores chilenos recién egresados a cargo del hospital: la Dra. Antonia Mena Amigo (28 años), el Dr. Antonio Robert Tocornal (27 años) y yo. Nos levantamos con el canto de los gallos a las siete de la mañana, Antonio riega la huerta y nosotras preparamos el desayuno. Muchas veces ya desde muy temprano hay niños afuera de la casa que nos acompañan, tomamos desayuno con ellos y se van al colegio.

Entramos al hospital a las nueve de la mañana. En el hospital, nos dividimos las áreas entre los tres doctores; yo estoy encargada del área de ginecología y obstetricia, Antonia de pediatría y Antonio de adultos. Pasamos la visita médica y comentamos los casos que nos llaman la atención. Luego, si hay casos quirúrgicos los llevamos al pabellón. Llegan muchísimos heridos con hachas o de accidentes en carreta, y quemaduras por fuego. Siempre hay desafíos y “sorpresas” en el hospital: no hay camas, se corta la luz, mujeres en trabajo de parto que no progresan, se nos informa que no hay antibióticos, se acabó el yeso, los sueros, no funciona el laboratorio y se escapó un paciente, entre otras. Tenemos que usar nuestra creatividad e improvisar con lo que tenemos. Hay un grupo de enfermeros mayores, con mucha experiencia, que nos ayudan. Y como la gran mayoría de la población no habla inglés, los enfermeros y personal del hospital hacen de traductores.

africa 2

A mediodía almorzamos, tenemos una gran huerta con tomates, lechuga, cebollas, sandías y pimentones, siempre tenemos verduras frescas. Los martes y miércoles en la tarde tenemos consulta en el policlínico, atendemos a pacientes ambulatorios. Se corre la voz que esos dos días atienden los makua doctors (doctores blancos) y se llena de pacientes de todos los pueblitos. Terminamos muy tarde. Vamos al hospital incluido el sábado, el domingo es día de descanso. Para las emergencias estamos de turno siempre, tenemos días asignados.

Vivimos a 100 pasos del hospital, desde nuestra casa se puede ver, lo que hace que estemos muy cerca por si hay alguna emergencia. En las tardes ordenamos la casa, estamos en el jardín, compartimos con los niños. Preparamos alguna reunión y descansamos para recargar energías para el día siguiente. Por lo general nos acostamos temprano, invadidos por el cansancio del trabajo y el sol que no da tregua ni un solo día.

De noche se puede ver el cielo más lindo que jamás haya visto, a lo lejos se escuchan tambores, música y se pueden ver miles de fogatas. Se acaba el día.

Si quieres unirte a esta hermosa obra y fundación ingresa a www.africadream.cl

1 comentarios

valentina

02 de febrero de 2015

buenisimo acabo de entrar a la universidad y mi gran meta es hacer un voluntariado como este!! todo el power

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último