11 de 08 de 2014

¿Tengo un desorden alimenticio?

Siendo adolescentes, es fácil perder la perspectiva para diferenciar lo que realmente “sobra” en nuestros cuerpos y lo que es simplemente parte de un cuerpo aún en desarrollo. Y en ese esquema mental es fácil perder la claridad del objetivo y obsesionarse con planes de ejercicios y dietas que terminan por dañar nuestro propósito. Es ahí donde la línea entre el buen hábito y la obsesión se torna difusa, pero, ¿cómo saber si tengo un desorden alimenticio?

A nosotras mismas se nos hace difícil darnos cuenta cuando algo anda mal, por eso es muy útil llevar un cuaderno o diario de vida de manera permanente en el tiempo, de modo que podamos escribir nuestras emociones y así revisarlas cuando sintamos que estamos cambiando. Como jóvenes el cambio es parte del día a día, es normal y sano, pero debemos ser honestas y estar atentas a cuando estamos respondiendo a incentivos negativos o positivos. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es un ejercicio de introspección, mirarnos profundamente y ver qué está motivando nuestro cambio. A menudo, en la adolescencia estos cambios son gatillados por una necesidad de control, baja autoestima, o son el resultado de bullying por la apariencia física.

Una segunda señal de alerta es la obsesión con la comida. Sabemos que los extremos son malos, así que ayunos prolongados, saltarse comidas o alimentarse solamente de manzanas y palitos de apio es señal de que algo anda mal. Del mismo modo, si te encuentras que estás escondiendo dulces debajo de tu cama, en el cajón del velador o saliendo a comer sándwiches a escondidas y luego eliminándolos a la fuerza, entonces podrías estar sufriendo otro trastorno igual de grave. Al primero lo conocemos como anorexia y al segundo como bulimia.

Estos trastornos alimenticios tienen diferentes grados de gravedad, pudiendo ser tratados con éxito en sus etapas tempranas de desarrollo. Como tercera señal de alerta, frecuentemente, la anorexia y la bulimia se acompañan de intensas rutinas deportivas, para completar la quema de calorías necesaria para “anular” lo comido.

Si te das cuenta que tu relación con la comida deja de ser una experiencia placentera y pasa a ser una tortura cada vez que te sientas a la mesa, es recomendable que se lo comentes a algún familiar y busques ayuda a tiempo. Solo un profesional de la salud puede diagnosticar adecuadamente un desorden alimenticio, pero eres tú quien debe dar el primer paso para sanarte.

5 comentarios

RUTH MARINA OCHOA

30 de noviembre de 2014

CREO NO BUENO ESTOY SEGURA DE PADECER FATOREXIA Y ATRACON MIDO 1.60 Y PESO 87 KILOS YO AL MIRARME AL ESPEJO ME VEO NO DELGADA PERO SI CON UN POCO MENOS DE PESO Y MIS FOTOS CUERPO COMPLETO ME MUESTRAN LA REALIDAD QUE HAGO A QUIEN ACUDO

Carina A.

12 de agosto de 2014

Monica estas muy informada, yo no tenia idea que existía eso llamado fatorexia. Pienso que lo mio, de verme mas delgada de lo que soy, no es esa enfermedad,porque yo me preocupo de estar en mi peso promedio y me peso todas las semanas, siempre estoy muy bien, saludos.

Monica

11 de agosto de 2014

pd: no digo que carina tenga fatorexia pero me refiero a la idea de verse más flaca ... obvio que todo esto tiene su contexto, sus formas de diagnostico, etc...

Monica

11 de agosto de 2014

Hoy en día, y más con el acceso a las redes sociales, es muy facil caer en algun transtorno, ya sea por moda, por "bullying" que provoca una inseguridad, por algun problema emocional, etc... aunque los más conocidos son la bulimia y la anorexia, tambien hay otros trastornos que podrian mencionar, la ortorexia (obsesion por la comida "saludable"), la vigorexia (obsecion por un cuerpo musculoso), y dentro de otro es el trastorno de atracón (que es el comer compulsivamente pero sin "eliminarlo" posteriormente) lo que menciona carina que dice que se va más flaca, tambien es algo comun, se a denominado fatorexia. pero es fundamental el pedir ayuda y consultar a un profesional sobre cualquier otra cosa.

Carina A.

11 de agosto de 2014

Todas las chicas con problemas de anorexia o bulimia por lo general se ven gordísimas cuando en realidad son puro huesitos, a mi me pasa algo curioso porque a veces me veo mas delgada de lo que soy, jeje, que fresca soy. Yo digo ¡Fuera desordenes alimenticios arruinan la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último