27 de 03 de 2014

¡No queremos ser tan obvias!

Hoy escuchaba a un amigo hablar de lo que le pasaba con una mina y perfectamente pude ponerme en su lugar, porque creo que todos hemos estado alguna vez en esa posición.

Te gusta tanto tanto una persona que no puedes ocultarlo, y cada vez que estás frente a él se hace muy duro ser natural. Es como que mientras nos habla de cualquier tontera, todo nuestro mundo se detiene para escucharlo y no importa nada. Da vergüenza ser tan evidente, pero es algo que no se puede controlar.

Quizás alguien ahora piensa ¡aww qué tierna! o ¡aww qué lindo!, pero les digo, es una complejidad enorme. Creo que es un estado de “baboseo permanente” contra el cual luchamos con todo nuestro ser.

Y ojo, no estoy hablando de cuando queremos ser coquetas y jugamos con la situación. Hablo de cuando “perdemos la cabeza”. Y literalmente es así, no sabes cuándo parar, cuándo dejar de hinchar, cuándo dejar de pasarte rollos. Actuamos supuestamente naturales, pero después llegan tus amigas a decirte la cruda verdad y nos queremos morir un poco.

Él sabe lo que nos provoca, se relaja, se ríe y bromea sabiendo perfectamente todo y nosotras inútilmente intentamos hacernos las interesantes, las rudas, pero terminamos frustradas. ¿Por qué esta reacción nos deja un sabor amargo? o con ganas de llorar con mucha pena… Me imagino que debe ser terrible sentirse vulnerable, como si él tuviera literalmente nuestro corazón en sus manos, y tenemos que estar atentas ante cualquier movimiento en falso (aunque suene como letra de Arjona).

¿Quién nos entiende?, porque cuando no nos coquetea o se va del lugar en el que estamos, es como si nos hubiera destrozado y sentimos que ya nada importa y vuelven a existir todos los demás. Un vacío completo. Repasas mentalmente todos los momentos, y dices ¡pucha debí haber dicho esto o cómo dije esto!. Pero no, ya es muy tarde y él ya sabe que morimos de amor.

¿Se pasará alguna vez esto? Porque si seguimos en esta línea, no creo que alguna logre verse atractiva. Quizás torpe o tierna, pero atractiva NO. Nos falta un babero o un disfraz de cheerleader para alentarlo en cada respiro. Somos como la mamá orgullosa de Massú, el John Lennon de Yoko Ono o la Helga de Arnold.

En fin, somos minas y creo que el ser enrolladas va en nuestro ADN… o en el de la mayoría.

@javimartinezl

2 comentarios

kathe

30 de marzo de 2014

yo cuando estoy con el chico que me gusta me pongo un poco pesada peroes que nose como actuar , por ejemplo el viernes estabamos en clase y yo me sente con un amigo y nos reimos durante toda la clase ,pero al final de la clase el se acerco a mi para preguntarme como me fue en un ensayo que hicimos , el saco 704 y llego todo feliz a preguntarme como me habia ido y yo le dije mal , y despues le dije a unas amigas que estaban atras que nos fueramos y el aun seguia ahi hablandome y yo lo ignoraba y me puse super , despues me hablo por fb y yo como ehhh que bueno , ya, si claro ,adios nose que como actuar , trato de caerle bien pero me comporto como una mierda. no se que hacer algun consejo ?

Carla

28 de marzo de 2014

Javi, es que no me pude sentir más identificada! Peor para mi, lo veo poco... así que cuando sé que lo voy a ver, llevo mi discurso preparado, el que nunca me resulta y me siento torpe y ridícula con cada cosa que digo o hago... y luego viene la culpa! jajaja! Nada que hacer en contra de ésto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último