12 de 12 de 2013

La mamá BFF

Desde chica muchas veces al hacer comentarios sobre la relación que tenía con mi mamá mis amigas me miraban raro. Encontraban increíble la naturalidad y confianza con la que yo le contaba todas mis cosas y bueno, yo encontraba aún más increíble la distancia con la que se relacionaban con las suyas. Creo que no hay receta, ni una buena o mala manera de relacionarse con las mamás pero el hecho de que me haya tenido muy joven (21 años) generó que nuestra conexión fuera muy fuerte desde siempre.

Ella es la primera a la que llamo para contarle mis penas, mis alegrías y hasta mis pensamientos y análisis más cotidianos. Conoce todas mis amistades (aunque siempre se le olvida algo por su memoria de pollo), sabe de todos mis romances y no romances y a ella le he confesado hasta las cosas que más me avergüenzan con la total confianza de que no me juzgará. Sin embargo, esta conexión no ha significado sobre protección ni mucho menos.

Siempre que le cuento algún drama, trata de ser la abogada del diablo y buscarle la otra cara al asunto. Cuando he querido que se enoje con alguien que me hizo algo feo nunca lo logro. Su misión siempre ha sido fortalecerme y no hacerme sentir víctima de las situaciones (y yo como hija regalona siempre lo he intentado) y con el paso del tiempo pude comprender el por qué.

Nuestra cercanía también ha sido tema para mi abuela y gente que ve que de repente el exceso de la confianza hace que el respeto no sea del todo y bueno, así como nos amamos también peleamos y somos duras entre nosotras. Quizás para las personas que tienen una relación más formal con sus progenitoras nuestra relación es insólita y para nada provechosa. Sin embargo, todo este camino recorrido con ella a mi lado ha hecho que a mis 25 años, mi mamá se haya transformado en más que la persona maravillosa que me trajo al mundo, es mi confidente y mi guía, la mujer que más confío en que sus lecciones y consejos son sólo para mi beneficio y provecho.

Cuando era muy chica me dijo “yo siempre voy a ser la persona que más te va a poder entender porque estuviste dentro de mí” y así ha sido, así siempre va a ser y realmente deseo que cuando yo sea madre, sea ojalá la mitad de lo buena mamá que ella ha sido conmigo.

Ayer estuvo de cumpleaños así que todas estas líneas se las dedico con todo mi cariño de hija orgullosa y niñas, aprovechen a sus mamis que son las personas que más nos quieren. No tengan miedo de romper esa barrera, un poco de confianza y mayor cercanía sólo puede traer buenos frutos para el futuro. No son juezas, nos desean lo mejor y estarán muy felices de que ustedes las integren en sus vidas.

 

 

2 comentarios

Javi

13 de diciembre de 2013

Yo también tengo una excelente relación con mi mamá, y eso que ella me tuvo casi a los 40 años, pero a pesar de la diferencia de edad ella es la que mejor me entiende y me aconseja. como tu dices las demás personas ven nuestra relación como algo extraño pero para mi es lo mejor, tengo en alguien en quien confiar siempre y se que nunca me va a traicionar porque quiere lo mejor para mi, aunque a veces nos enojemos.

Clau

12 de diciembre de 2013

Que lindo!! me encanto lo que cuentas, yo tengo una relación muy cercana tb con mi madre, me gusta que sea asi, creo que es bueno tener esa confianza con ellas, que sea aparte de madre tu amiga es genial =) Me gustaría ser igual cuando sea madre =D espero porque la vara queda alta con madres asi, me gustaria no sobreproteger a mis hijos, darles las herramientas para que puedan aprender por si mismos, sin frenarlos, ayudandolos a crecer y siempre estando ahi apoyandolos, que me cuenten sus cosas y no enojarme, sino que verlo desde el lado del aprendizaje y aconsejarlos =) Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último